Search
  • Autora miembro de MUxED

Los adultos contribuimos al desarrollo del bebé: Saque y Devolución

Ashley Auces, pluma invitada


Ashley Auces es especialista en educación inicial y trabaja en el distrito escolar de Arlington, Texas, EUA. En este escrito describe la importancia de los conceptos “saque y devolución”, desarrollados por el Centro del Niño en Desarrollo de la Universidad de Harvard, así como los cinco sencillos pasos que dicho Centro recomienda practicar cotidianamente.

#SaqueyDevolución #DesarrolloInfantil #CalidaddelasInteracciones #InteraccionesPositivas



Una de las primeras vías para apoyar el desarrollo del niño, desde la primera infancia, es estar atento y preparado para actuar. Los adultos generalmente entienden las necesidades de alimentación, vestido, cambio de pañal y ciclos de sueño del bebé, pero el bebé también necesita comunicación de parte del adulto. Cuando un bebé balbucea, mueve sus brazos y piernas, observa algo, se presenta una oportunidad para que el adulto establezca un vínculo, al responderle con expresiones faciales, platicarle, o realizar alguna acción. Esta interacción se conoce como “saque y devolución”. Esto simplemente quiere decir que el “saque” y la “devolución” son aquellas interacciones que van y vienen entre el niño y el adulto. Practicar conscientemente el “saque y devolución” ayuda al bebé a crear una relación positiva con el adulto, a construir habilidades sociales –como el tomar turnos– y a promover que desarrolle el lenguaje. El Centro del Niño en Desarrollo de la Universidad de Harvard ha identificado cinco pasos para practicar “saque y devolución”, que se describen a continuación:

1. Observa el “saque” y comparte el foco de atención del niño.

Pon atención en lo que tu bebé esta observando, señalando, balbuceando o expresando facialmente. Cuando respondes amigablemente a su saque, estás construyendo una relación positiva con tu bebé.

2. Haz la “devolución” del saque dándole apoyo y ánimos.

Una devolución puede ser tan simple como una sonrisa, un abrazo, o una frase sencilla como “¡Bien hecho!”. Recoge un objeto que está señalando tu niño, y entrégaselo. Estas “devoluciones” animan al niño y le demuestran que estás interesado en sus pensamientos y emociones.

3. ¡Dale un nombre!

Cuando nombras algo, estás ayudando al bebé a desarrollar su vocabulario y a que comprenda el mundo que lo rodea. Todo se puede nombrar todo y cada cosa tiene nombre: Emociones, cosas, acciones o personas.

4. Toma tu turno y espera. Conserva la interacción yendo y viniendo.

Una vez que devuelves el saque, espera la devolución del niño. El tiempo de espera le da la oportunidad para poner sus pensamientos en orden y responder. El tiempo de espera también le enseña habilidades sociales como tomar turnos y le ayuda a tener iniciativa.

5. Practica los finales e inicios

Tu niño te indicará cuando ya esté listo para terminar o para comenzar otra actividad. Puede que tire un juguete o voltee a ver otra cosa, como un libro. Haz evidente que esta interacción terminó diciendo, “guardamos la pelota, porque ahora vamos a leer”. Así cierra un “saque y devolución” y comienza otro.

La estrategia “saque y devolución” requiere de atención total en el momento que está ocurriendo, pero no de tu atención total durante todo el día. También es saludable dejar al niño tener su propio espacio, en un lugar seguro. Así como nosotros los adultos no deseamos interactuar todo el tiempo con las personas, tampoco los niños. También ellos necesitan aprender a estar solos.

Por otra parte, es importante que madres, padres y cuidadores primarios se enfoquen en la calidad de las interacciones, no en la cantidad. Las interacciones positivas con un adulto, dirigidas por el niño durante momentos rutinarios a lo largo del día, (como la hora del baño o el momento de cambiar el pañal), son ideales para practicar el “saque y devolución”. Cuando un niño hace el “saque” y nadie se lo “devuelve”, se genera una respuesta de estrés en el niño. Es importante que los “saques” se devuelvan de una manera positiva, para reforzar la relación entre el niño y el adulto. Las interacciones pueden suceder durante actividades cotidianas, como cuando van en el coche o cuando juegan. No existe un momento o tiempo perfecto para el “saque y devolución”.

A continuación, un video con ejemplos de “saque y devolución”:

https://youtu.be/NggUbMZWnIc

Referencias:

Filmando Interacciones para Nutrir el Desarrollo (FIND): 5 Pasos para el Desarrollo Mental Saque y Volea, Center on the Developing Child, Harvard University

https://46y5eh11fhgw3ve3ytpwxt9r-wpengine.netdna-ssl.com/wp-content/uploads/2017/09/HCDC_ServeReturn_Spanish.pdf

Redes sociales:

@ashleyauces

LINKEDIN: https://www.linkedin.com/in/ashley-auces-091406122/

0 views
 

©2020 by MUxED. Proudly created with Wix.com

Aviso de privacidad

Todas las fotos en esta página obtenidas en Wix.com, excepto en aquellas donde los créditos están señalados en la foto misma.